Cuando me encargaron este artículo sencillamente teníamos en mente hablar de la historia del platillo volante que hay aparcado en mitad de la carretera que da entrada a Benidorm, el ovni donde desde hace casi diez años se celebra el mejor festival de rock and roll del mundo, el Funtastic Drácula Carnival Fest. Intuimos que al tirar del hilo encontraríamos viejos tesoros olvidados de una de las mejores épocas de la música en España, pero lo que nunca pensamos es que lo qué teníamos delante era sencillamente historia viva, y menos todavía que fuesen a ser sus protagonistas quienes nos la narrasen. Esta es la historia de los primeros años de la discoteca CAP 3000, el ovni más visitado del mundo.

Benidorm, corre el año 1968, Julio Iglesias acababa de ganar el famoso festival de la canción (de Benidorm). Lo que en su día había sido un encantador pueblo pesquero veía cómo de la tierra nacían edificios que se alzaban a lo alto hasta rascar el cielo. El turismo de sol y playa eclosionaba en lo que se podría llamar la última etapa de una dilatada dictadura en bancarrota entre hippies, chicas extranjeras en bikini, guateques, los Beatles, minifaldas, juventud sin ganas de penas y la revolución motorizada protagonizada por el seat 600. Un huracán de aire fresco, un fenómeno social que veraneó por la costa mediterránea española y la convirtió en uno de los epicentros del negocio del ocio nocturno de Europa.

Un año después, en 1969, un ovni aterrizaba en Benidorm. El ovni más fotografiado de la historia. Un platillo volante de ochenta toneladas de hierro con una puerta de acceso en forma de caja fuerte. Se inauguraba con el nombre de CAP 3000,y como si de una película de ciencia ficción se tratase comenzaba lo que años más tarde se convertiría en uno de los movimientos musicales de vanguardia más importantes de Europa.

Discotheque CAP 3000 anos 70, Benidorm

Discotheque CAP 3000 anos 70, Benidorm

“Situada en Benidorm, CAP 3000 fue inaugurada en 1969 y se convirtió en una de las discotecas más grandes de Europa. En 1970 celebró un concierto de Led Zeppelin, al que siguieron los de James Brown, Slade, Los Ángeles o The Fundations, entre otros. Con capacidad para tres mil personas, fue pionera en el ocio nocturno de la Costa Blanca…”

Aparece en el libro ¡Bacalao!, de Luís Costa, Ed. Contra

Si los datos son correctos, los ingenieros de la discoteca CAP 3000 fueron Joan Cloude y Joan Pierre, dos primos hermanos franceses que junto a su socio Celestino, un señor de Pego, Alicante, encontraron en Benidorm el lugar y el momento perfecto para emprender e inaugurar el comienzo de una de las etapas más divertidas y excitantes del ocio nocturno.

CAP 3000 fue una verdadera revolución no sólo por ser una discoteca con forma de platillo volante. El concepto de discotheque con espacio al aire libre, actuaciones en directo, piscina, boutiques en el jardín, capacidad para 3000 personas y la selección musical de sus disc-jokeys hicieron de ella todo un referente internacional.

Uno de los primeros disc-jockeys de CAP 3000 fue Juan Santamaría, un valenciano inquieto que estudió en Francia, trabajó en Benidorm de joven, y vivió en Granada, Ibiza, Sitges y Amsterdam antes de comenzar su aventura en el ovni. Esta es la historia de cómo se convirtió en uno de los primeros pinchadiscos de la disco.

Juan Santamaría:

Dejé Ámsterdam, estuve un tiempo en casa y me fui a Benidorm. Me fui a vender un grupo de música a los hoteles. Porque un vecino mío de Castellars llevaba grupos y me propuso moverlos por allí. Y eso hice. Un día, mirando cómo jugaban unos al billar, que me gusta mucho, me preguntaron si yo jugaba, que les faltaba uno para jugar. Eran franceses y, como yo sabía francés, nos pusimos de charleta. Resulta que mi pareja era el dueño del CAP 3000, y ganamos. Quiso saber qué hacía yo allí y le dije que me estaba buscando la vida por los hotelas y tal. -¿Haces de disc-jockey?-, me preguntó, y yo le dije que eso era lo mío. Y me llevó al CAP 3000. La cabina del Dj era una cabina de helicóptero, flipabas. La discoteca se llamaba así por su capacidad: cabían tres mil personas. A las once y media, doce de la noche, ya estaba completamente llena y no se cabía. Mucho antes de que abriera había un montón de gente con el dinero en la boca, preparada para entrar. Entonces el verano se alargaba muchísimo. Me acuerdo de estar allí pinchando hasta noviembre, volver en diciembre por navidades y abrir de nuevo en Semana Santa. Se abría primero la parte interior, lo que era el platillo volante, y a primeros de junio se abría el jardín. Yo entré en abril, sería el año 72 ó 73, y estuve pinchando allí dos años.

Aparece en el libro ¡Bacalao!, de Luís Costa, Ed. Contra

¡La cabina era un helicóptero! Un helicóptero que Jose Luís Juan Martín (Jofra), quien construyó el ovni, fue a buscar con su camión a un desguace de Madrid. La idea de hacer la discoteca en forma de platillo volante fue del alicantino Decora Carlos.

Filippo, el Dj que tomó el testigo a los primeros pincha discos cuenta que “el dueño de CAP 3000 había sido piloto de combate de helicópteros en la Guerra de Argelia y tenía super claro que quería uno para decorar la discoteca. Se enteró que había uno sin motor en un desguace de Madrid perteneciente a los pilotos americanos de la base de Torrejón y se lo trajeron con un camión. A los primeros disc-jokceys Juan de Santamaría y el Canario se les ocurrió que podía servir de cabina, y el técnico de sonido les montó los platos dentro del helicóptero.”

Dj Filippo en la cabina de CAP 3000

Filippo Master Dj en la cabina de CAP 3000

¿Y cómo empezó Filippo como pincha discos en CAP 3000?:

“Yo estaba de Dj en la discoteca Tubos, situada en el centro de Benidorm entre los años 1971-1974. Era una discoteca que abría todos los días del año, y en invierno, cuando cerraban las discotecas de temporada todo el mundo venía a bailar a Tubos. A comienzos de la temporada de 1975 Juan Santamaría me propuso pertenecer al equipo de disc-jockeys de CAP 3000.”

Dj Filippo en la cabina de CAP 3000 años 70

Filippo Master Dj en la cabina de CAP 3000 años 70

A principios de los 70 en CAP 3000 se pinchaba música de importación. Desde América música disco, funky, soul, rhythm and blues, rock and roll. Desde Inglaterra pop inglés (Beatles, Rolling, Glitter), galm rock, reagge. Desde España rock, flamenco y rock español, y desde Francia y otros países de Europa todo lo que estaba de moda. Por entonces la mejor música tenía que escucharse en Benidorm.

 

Hacíamos viajes a Inglaterra, EEUU o Amsterdam con el empresario de la discoteca CAP 3000 cuando iba a empezar la temporada para comprar todos los discos de vinilo que sonaban en todos los páises.

Filippo Master Dj

Discotheque CAP 3000 Benidorm

 

El público era mayoritariamente escandinavo, sueco, noruego, alemán, inglés, francés, belga, y españoles llegaban de Madrid, Alicante, Valencia, País Vasco, dependiendo de los meses de la temporada de verano.

Las camisas de cuellos de pico, el pelo en el pecho, la bola disco, las Go-Go´s, y la elegancia se entremezclaba entre glamour y psicodelia trazando los primeros pasos de la fiebre del sábado noche.

 

Trabajadores de CAP 3000

 

El primer rayo láser de España se instaló en CAP 3000 entre los años 1975-6. ¡Era espectacular!  Era de color verde. El público alucinaba con su luz, y de complemento tenía unas máquinas de humo. Al expandirse el humo los rayos y sus haces trazaban figuras alucinantes por encima de las cabezas de la gente que bailaba en al pista. Era una pasada, como estar en el espacio, era el futuro, y más dentro de un platillo volante.

Filippo Master Dj

 

Logo de la Discotheque CAP 3000 , años 70

Logo de la Discotheque CAP 3000 , años 70

El logo de Cap 3000 era un marciano fumando puros con un cubata en la mano que vestía la camisa de su propa discoteca. Una marcianada en toda regla.

Entre las actuaciones estelares que se dieron estuvo el mismísimo Dios del funky, James Brown, y Gary Glitter, que apareció en el escenario montado en una moto de gran cilindrada, porque por entonces, como cuenta Pepa Lloret, una vecina de Benidorm “se permitía entrar con las motos de gran cilindrada casi hasta la pista. Menudo pegote nos dábamos las chicas montadas en esas motos dentro de la disco con el caballete puesto.”

También tocaron Slade o Issac Hayes entre otros. Lo que no está tan claro es si realmente Led Zeppelin actuó en Cap 3000 para su inauguración. El argumento más fiable que encontramos comenta que se llegó a anunciar, pero que nunca tocaron. Posiblemente algo ocurriera con la banda o quizá fuese una estrategia de captación. Sea como fuera lo cierto es que por allí pasaba la Jet Set.

CAP 3000 anuncia la banda SLADE

Para 1973 Benidorm ya tenía ese aspecto vertical promovido por sus rascacielos. El poético pueblo de pescadores era ahora un centro internacional de turismo de sol y playa donde el negocio del ocio nocturno se postraba como símbolo. Quizá en ese momento nadie lo sabía, pero la fiesta que se desató a lo largo de la costa levantina sería el origen y germen de un movimiento musical de vanguardia que eclosionó en los años 80 y se colapsó a mitad de los noventa con la Ruta del Bakalao. Y es que como bien dice Luis Costa en su libro ¡Bakalao! “Cuando se dio la revolución de la escena de baile en Europa, ésta ya llevaba más de un lustro en marcha en Valencia.”

BENIDORM PRINCIPIOS DE LOS 60

Playa poniente de Benidorm antes de los 70

BENIDORM AÑO 1973

Benidorm, año 73

Benidorm, año 73

Agradecimientos especiales a: Richard, Fillipo Master Dj, Maja Santos por la foto de los trabajadores, Nando Campos y su madre María Teresa Campos, Pin Shop Benidorm y al foro Eres de Benidrom.

Cristian  Aguado  Crespo

CLICK HERE FOR ENGLISH VERSION!

 

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *